Misa de Nochebuena 2009 – Ciclo C

GUION NOCHEBUENA 2009

INTRODUCCION

En medio de la noche, ante un pueblo expectante y agitado, viene el Señor a nuestro encuentro. Lo hace de una forma humilde, por la puerta pequeña, sin ruidos, sin aspavientos:  en medio de las sombras del mundo, entra el Señor por la dirección que jamás hubiéramos soñado: se hace hombre y lo hace como Hombre y Dios. ¿Puede hacer algo más el Padre por nosotros sus hijos?

Hoy, en esta Misa  surge un canto desde lo más hondo del alma creyente:

¡Gloria a Dios en las alturas! ¡Gloria a Dios que tanto a los hombres el ama!

Y, este gozo, lo expresamos y lo celebramos en familia y con los amigos, en la Iglesia y en la calle. Nada, ni nadie, puede ocultar o acallar el mensaje de esta Noche Santa: Dios ha venido al mundo. Dios se ha dignado a tomar nuestra condición humana. ¡Qué Misterio! ¡Cómo es Dios!

Como a los pastores, que de noche velaban sus rebaños, también a nosotros se nos anuncia un mensaje de salvación: “Ha nacido el Salvador”. Ellos, no lo dudaron: recogieron lo poco que tenían, dejaron su ganado y se pusieron en marcha para contemplar lo que, en aquella noche, era auténtica ganancia de vida, de salvación, de emoción y de alegría: ¡Dios en la tierra!

Hermanos, en esta hermosa y santa noche les damos nuestra mas cordial bienvenida a esta Eucaristía. Nos ponemos de pie y recibimos al celebrante.

INTRODUCCION A LAS LECTURAS

Todas las lecturas nos hablarán hoy del puente entre tiniebla y luz. Y en la primera, del libro de Isaías nos invita a abrir los ojos para ver extasiados a un Niño descendiente de David, al Emmanuel, portador de la plenitud, de la justicia y de la paz. Es la venida de Cristo, nos dice la segunda lectura de la Carta de Pablo a Tito, la que nos propone e inspira, desde ahora, asumir un comportamiento nuevo ético y fraternal. El evangelio de Lucas nos da la señal para reconocer al Niño Dios que ha nacido: la pobreza

ORACION DE LOS FIELES

A cada intención respondemos: NIÑO DE BELEN,  QUE TU LUZ NOS GUIE

  1. 1. Por el Papa, por los obispos, sacerdotes, diáconos, religiosas y religiosos,  para que  sean reflejos nítidos de la Luz que Tú nos traes y así lleguen a alumbrar a todos los hombres. OREMOS
  2. 2. Por los que gobiernan las naciones, para que la Vida que hoy nace, les haga ver la dignidad de cada ser humano y así promuevan el valor de la vida. OREMOS
  3. 3. Por todos los que llevan en su carne la señal de Cristo pobre y paciente: los enfermos, los que pasan hambre, los emigrantes, los presos, los exiliados, los refugiados, los marginados sociales, los mal vistos, los que sufren los horrores de la guerra, los que lloran la pérdida de sus seres queridos, los que no tienen trabajo, los que viven sin hogar, los ancianos que viven solos, los niños huérfanos; para que puedan sentirse amados de Dios y sus corazones se llenen de gozo, OREMOS
  4. 4. Por aquellos que otros años nos acompañaron en esta noche y que hoy ya no se encuentran entre nosotros para que el Padre los acoja en su seno y brille para ellos la Luz Eterna. OREMOS
  5. 5. Por los que estamos celebrando esta eucaristía para que mirando a ese “Dios con nosotros” arda nuestro corazón y se le ablande el hielo que tantas veces lo envuelve. OREMOS

OFRENDAS

En esta noche santa y misteriosa, traemos el cáliz y la patena. Queremos, Señor, que Tú los llenes con el PAN de Belén y el Vino de tu amor.

COMUNION

Él es el Pan de Vida, el que coma vivirá para siempre, es su promesa, y estará en este mundo hasta el final de los tiempos. Nos espera, caminemos a su encuentro.

DESPEDIDA

Sólo darse a sí mismo nos hace felices. La entrega a los demás dignifica y madura las relaciones humanas. Este es el camino que Dios hizo y sigue haciendo entre nosotros, invitándonos a transitarlo con él, como discípulos y misioneros de Jesucristo, para que en él tengamos vida. Dichosos nosotros que esta Noche podemos celebrar con el corazón lleno de luz y de paz el nacimiento del Hijo de Dios. ¡Feliz Nochebuena!

ORACION  DE MEDITACION

¡QUE NOCHE TAN REBUENA!

Nace el Salvador, y los ángeles, proclaman su gloria

Viene Dios, y el mundo –roto y malévolo-

siente en sus propias carnes

la bondad de un Dios humanado.

Ojos de fe, como los que tuvieron los pastores,

son necesarios para descubrir este portento:

nada prodigioso, nada extraordinario,

nada espectacular, nada ruidoso….

¡QUÉ NOCHE TAN BUENA!

Un niño, envuelto en pañales,

abriga y reconforta a un mundo

tan confundido por ropajes vistosos.

Un pesebre, en el cual vemos a un niño,

que visualiza la promesa: se nos da un Hijo.

¡QUÉ NOCHE TAN BUENA!

La noche donde brota la sencillez

La noche donde lo grande se hace pequeño

Donde el poderío y la grandiosidad

no son señales del camino

por el cual Dios se acerca y viene.

¡QUÉ NOCHE TAN BUENA!

Dios gime y necesita de nuestra ayuda

Dios mendiga el calor del hombre

Dios saca su mano, desde el fondo del pesebre,

y tan sólo pide un poco de amor.

Dios, si se hace niño, es para llamar nuestra atención

Para que volvamos hacia El

Para que le amemos y pongamos nuestro pensamiento en El

¡QUÉ NOCHE TAN BUENA!

La Palabra que se hizo tan larga,

en Belén, se hace diminuta, cae a nivel del suelo

La Palabra que tan sólo se escuchaba

en un pesebre se deja adorar y besar

La Palabra, gigantesca y eterna,

de repente se contiene un humilde pesebre

¡QUÉ NOCHE TAN BUENA!

El resplandor de un niño nos reclama:

seamos niños, para entrar por la puerta del cielo

El amor de un niño nos invita:

amar a Dios con el corazón entero

El rostro de un niño nos recuerda:

Dios ya no es un desconocido

¡QUÉ NOCHE TAN BUENA!

Y, entre tantos regalos, no lo olvidemos

seamos, nosotros para nosotros,

y nosotros para Dios….la mejor ofrenda.

Como José, miramos con fe al niño

Como María, miramos con humildad al hijo

Como la estrella, seamos luz

Como los pastores, pongámonos en camino

¡QUÉ NOCHE TAN BUENA!

Comentarios cerrados.