Moniciones Inmaculada Concepcion – Ciclo A

INTRODUCCION

Si buscas un camino, que te conduzca hacia el bien de la vida, no dudes en recurrir a la fuente de sabiduría escondida en el corazón de una madre.

 Vamos avanzando hacia la Navidad. Y, empujados por el adviento, sentimos el soplo puro y fresco de la Inmaculada Concepción.

Misterio y, a la vez, tan metido y claro, cercano al corazón de los creyentes. No nos cuesta demasiado entender que, María, al ser acariciada por Dios iba a ser un ser excepcional, intachable, limpio. Porque, Dios, todo lo que mira y a todo lo que se acerca, lejos de desvirtuarlo, lo plenifica y lo llena con más vida.

María, amparada de todo pecado, entra y participa de lleno en los sucesos de la salvación de la humanidad. Fue un don y un privilegio de Dios. Su profundidad y su pobreza, su humildad y su respuesta…no hicieron sino sellar lo que hoy celebramos y conmemoramos. Hoy, María, como el hombre en Navidad, es visitada por el mismo Dios. Todo el engranaje, movido desde siglos, se detendrá y nos descubrirá un sabroso final: DIOS ESTÁ CON NOSOTROS, DIOS SE HACE HOMBRE, DIOS NACE DE UNA MUJER.

Hermanos una vez más les damos nuestra más cordial bienvenida a esta fiesta de la Inmaculada Concepción, nos ponemos de pie y recibimos al celebrante

INTRODUCCION A LAS LECTURAS

Oiremos en la primera lectura, el relato del Libro del Génesis en que Adán y Eva fueron tentados por la serpiente.  El fragmento de la Carta de San Pablo a los habitantes de Éfeso nuestra segunda lectura, narra como Jesús, por decisión del Padre, y por efecto de su amor y su gracia, es quien nos hace santos e irreprochables.  No hay escena más bella y emocionante en los Evangelios. Es la que cuenta Lucas sobre la anunciación del Arcángel Gabriel a Maria y sobre el alto destino que Dios había elegido para ella.

ORACION DE LOS FIELES

A cada intención respondemos: PADRE, MIRA A LA LLENA DE GRACIA Y ESCUCHANOS

  • Tú qué hiciste que María meditase tus palabras en su corazón, siendo fiel en todo, haz que tu Iglesia te sea fiel, y forme muchos discípulos para anunciar el mensaje de tu Hijo a todos los confines de la tierra. OREMOS.
  • Tú qué hiciste de María madre de misericordia, has que sientan su protección maternal, todos los enfermos, los que sufren, los que no se sienten amados, los que han perdido la esperanza. OREMOS.
  • Tú que encomendaste a María la misión de ser madre de familia, ayuda a todas las madres para que se parezcan a ella. Que no escatimen esfuerzos a la hora de ayudar a sus hijos. Que no les dé miedo el hablarles a sus hijos de la bondad de Dios. OREMOS.
  • Tú que fortaleciste a María cuando estaba al pie de la Cruz, y la llenaste de gozo en la Resurrección, ayuda a todos los que están muriendo, a todos los que ya están contigo y sobre todo a los que no tienen a nadie que pida por ellos. OREMOS
  • Tú que coronaste a María como Reina del Cielo, haz que siempre sintamos su cercanía, que no dudemos de ir a Ella, para que lleve nuestras súplicas a Dios, pues a Jesús le gusta oír nuestras súplicas de los labios de María. OREMOS.

OFRENDAS

En este pan y en este vino que ahora presentamos a nuestro Padre, ofrezcámosle nuestro humilde y perseverante trabajo de transformación de nuestro corazón, como señal de su presencia salvadora en nosotros.

COMUNION

En el Evangelio hemos escuchado el anuncio del Señor que viene a salvarnos: el Emmanuel, el Dios con nosotros; ese mismo Dios que ahora se nos ofrece en el sacramento del altar, y que así quiere ser nuestro alimento en esta espera.

DESPEDIDA

Que Ella, la Virgen María, nos haga explotar y vibrar de alegría en esta su fiesta. Que demos gracias a Dios por nuestras madres. Que ensalcemos, más allá de las presiones mediáticas del momento, los valores más genuinos e idénticos de esta fiesta de la Inmaculada. Que, mirando a María, vayamos también haciendo de nuestros corazones y de nuestras almas unas dignas posadas para que, cuando el Señor venga, encuentre un lugar donde instalarse.

ORACION DE MEDITACION

POR TI, MARIA

Dios, vendrá a nuestro encuentro,

saldrá, tal vez en un llanto,

al ver a un pueblo necesitado de esperanza.

POR TI, MARIA

Brincará la divinidad convertida en humanidad

y, el hombre, aprenderá

que nunca, el ser humano es tan grande,

como cuando recuerda que es eso: hombre

Que nunca, el ser humano es tan gigante,

como cuando sólo adora a Dios.

POR TI, MARÍA

El pecado, convertido en rémora y peso

será superado, aniquilado y vencido

El pecado, fundido a nosotros,

se encontrará, frente a frente, con la Gracia

POR TI, MARIA

La belleza interior es por Dios colmada

La pureza, después del parto, preservada

POR TI, MARIA

El hombre, por otro Hombre,

con su mano será tocado

El hombre, por otro Hombre,

será redimido, salvado y rescatado

POR TI, MARIA

Dios descenderá, y alumbrarás

en la Noche Santa de la Navidad,

lo que, desde la Anunciación habita,

crece, vibra y se guarda en Ti: CRISTO

Para que entendamos, que en entrañas como las tuyas,

Dios puede hacer obras grandes

Dios puede germinar

Dios puede tomar consigo a toda la humanidad.

¡Gracias, María!

Comentarios cerrados.