Moniciones Misa del Dia 25 de Diciembre de 2010 – Ciclo A

INTRODUCCION

Bendita sea esta Navidad! Nunca, 7 letras, nos dicen y nos empujan tanto al encuentro del Señor.

Una Navidad, que nos habla del nacimiento de Cristo. Un nacimiento que, con sus inicios ha logrado iluminar la humanidad, ha cambiado el rumbo de su historia y de su esperanza.

Una Navidad del amor que Dios nos tiene. Por amor, Dios, acorta las distancias entre el cielo y la tierra. Por amor, Dios, se adentró en las entrañas de la Virgen María. Por amor, Dios, se hace humilde, sencillo, se deja tocar, adorar.

Una Navidad donde sentimos que Dios aparece por el camino de la vida, la paz y del perdón. Ya no existen razones para la violencia ni para el rencor. Vivir la Navidad implica encontrar motivos para la reconciliación y la fraternidad.

Hermanos en esta nueva Navidad les damos nuestra más cordial bienvenida a la Eucaristía. Nos ponemos de pie y recibimos al celebrante.

INTRODUCCION A LAS LECTURAS

¡Qué hermosos son los pies del mensajero…! nos dice el profeta Isaías en la primera lectura y nos pide que cantemos.  El comienzo de la Carta de los Hebreos, que es nuestra segunda lectura, nos expone el nuevo plan de Dios. El evangelio de San Juan nos ofrece el más notable texto de toda la Escritura Sagrada. Es la descripción más completa de Nuestro Señor Jesús hecho carne y acampado entre nosotros para mejor conocer al Padre.

ORACION DE LOS FIELES

A cada intención respondemos: BENDICENOS, PADRE.

Bendice, Padre, al Papa Benedicto, para que siga guiando con sabiduría la nave de la Iglesia. OREMOS.

Bendice, Padre, la tierra que vio nacer al Salvador, para que le llegue pronto la Paz. OREMOS.

Bendice, Padre, a las familias para que Cristo ilumine todas sus acciones y decisiones. OREMOS.

 Bendice, Padre, a los que sufren, a los enfermos, para que con la llegada de tu Hijo vean aliviados sus males. OREMOS.

Bendice, Padre, a los niños y a los jóvenes para que Jesús reine para siempre en sus vidas. OREMOS.

 Bendice, Padre, a los que dejaron familia y patria por difundir la Palabra para que sientan siempre el calor que nos trajo tu Hijo. OREMOS.

Bendice Padre a tus hijos, que presentes en la Eucaristía, lo esperamos todo de ti. OREMOS

OFRENDAS

Vamos a presentar ahora, sobre la mesa del altar, el pan y el vino que se convertirán en el Cuerpo y la Sangre del Señor, y que deben ser un verdadero signo del ofrecimiento de nuestras propias vidas, para que en ellas, y a partir de este día, nazca realmente el Salvador.

 

COMUNION

Un Niño nos ha nacido, un Hijo se nos ha dado: es el Príncipe de la Paz, que ahora se nos ofrece sacramentado para que también nosotros recibamos la luz que nos conduce hacia la Gloria de Dios.

 

DESPEDIDA

En estos tiempos, recios y contradictorios, de luchas y de crisis, de preocupaciones y falta de motivaciones para vivir…un Niño nos ha nacido para que recuperemos las ansias de vida, de salvación, de eternidad, de Dios. Y, ese Niño, tiene un nombre: ¡Jesús! Por fin,  la Palabra –además de escucharse- se ve, toma forma, se hacer carne. Sin grandes campañas de presentación ni grandes medios a su alcance.

Hoy, en la humildad, en silencio pero con muchísimo amor….nos ha nacido el Salvador. ¡Gracias, Señor! ¡Tú eres la razón de la Navidad!

ORACION DE MEDITACION

¡Y VUELVE, EL SEÑOR!

Para que conozcamos el amor de Dios

y, conociéndolo, seamos otros niños regalándolo

Para que, en la santidad de un Niño,

descubramos que, vivir en la verdad,

será un camino para llegarnos hasta el Padre

¡Y VUELVE, EL SEÑOR!

No es sombra de Dios

No es sólo un espejo donde se refleja el Padre

Jesús, siendo pequeño,

comienza a ser, por Navidad,

Camino, que lleva a la felicidad

Verdad, que deja al descubierto la mentira

Vida, que destruye el reinado de la muerte

¡Y VUELVE, EL SEÑOR!

Con pocas palabras, El es la Palabra

Con silencio, su presencia lo dice todo

Con pobreza, El es la riqueza

En medio del frío, El es llama que da calor

¡Y VUELVE, EL SEÑOR!

Por eso, tal vez en Belén tocan a fuego

Porque, del Portal, sale fuego divino

Arde el amor de Dios y, no siempre,

es correspondido por el afecto humano

¡Y VUELVE, EL SEÑOR!

Porque, Dios, cuando El quiere y como quiere

sale, brinca, salta y nace….

para que no olvidemos su amor.

¡Y VUELVE, EL SEÑOR! ¡POR ESO ES NAVIDAD!

Comentarios cerrados.